10.10.12

EL MAYOR PELIGRO (Miércoles 10-10-2012)


El mayor peligro para el Socialismo, la última defensa del capitalismo, no es el imperio, ni los drones, ni los lacayos locales, el mayor enemigo del Socialismo es el reformismo que convive con la Revolución.
Sus métodos son sutiles, difíciles de detectar, se disfraza de revolución, mina, sabotea la acumulación de conciencia revolucionaria. Usa variadas técnicas, propone formas que estimulan el egoísmo, el clientelismo, la recompensa material sin creación de conciencia. Enemigo del trabajo colectivo voluntario, sustituye a la organización social por una suerte de muchedumbre amorfa sin dirección, sin rumbo e incapaz de tareas complejas, meras sumas de individualidades, más que reales existen en los trucos publicitarios y en la mente de sus creadores.
Los reformistas sabotean las respuestas revolucionarias a problemas concretos y, cuando sus construcciones fallan, cuando la masa que han descuadernado no puede dar respuestas, entonces ponen el grito en el cielo, proclaman crisis y sacan de un sombrero de mago como solución…capitalismo. Ya cumplieron su misión: sabotearon la posibilidad revolucionaria.
Inventan oportunidades de todo tipo para contrabandear su solución capitalista. Si se devela un golpe dicen que el diálogo es necesario para recomponer las fuerzas. Si se gana una elección entonces el llamado a la concertación es por "la necesidad de reforzar la democracia." Si entramos al mercosur serán los empresarios los llamados a producir. Si sube el dólar… pacto, si sube el petróleo… reformismo.
Es que los reformistas no pueden ir más allá del capitalismo, provienen de la pequeña burguesía, carecen de grandes capitales pero su alma es capitalista, se sienten y actúan como roquefeler, comen roquefort, beben 18 años, pero viven en la angustia de caer en las clases desposeídas que creen que abandonaron.
Cuando el reformista tiene oportunidad de proponer dirección, cuando los vientos de la tormenta lo llevan a las esferas dirigentes de una Revolución, entonces entra en pánico. ¿Cómo ser revolucionarios y no avanzar?  ¿Cómo proteger al capitalismo sin que se note? Ese es su dilema, su tarea. Hasta ahora la han cumplido con éxito. Son muchas las Revoluciones que han sucumbido a sus celadas ideológicas, muchas las tormentas de cambio que han transformado en brisitas inofensivas y muchas las esperanzas que han truncado.
El 7 ganamos la oportunidad, quizá la última, que el pueblo nos da para avanzar. Si no lo hacemos pasaremos a la historia como una posibilidad, una más, frustrada por la falta de coraje teórico. La Revolución no puede permanecer durante tanto tiempo estancada en el terreno oligarca sin transformarlo. La etapa que comienza es de transformación de la estructura, de la cultura oligarca que nos gobierna desde Páez, de lo contrario seremos derrotados, pasaremos al museo de la historia donde reposan los héroes, pero nunca donde se recuerda a los constructores de mundo.
Los reformistas afloraron. Ahora llueven las proposiciones de pacto, de ir "al centro", de abrazarse con el enemigo, las filosofías que las sustentan, debemos reconocerlo, son muy creativas, es que el miedo a avanzar estimula la imaginación.
¡Con Chávez avanzar!

3 comentarios:

Amilcar Perez-Lista dijo...

HERMANOS,Q PRECLARIDAD. TOTALMENTE DE ACUERDO CON LO POR UDS EXPUESTO. PERO AHORA PASEMOS DE LA FASE DE DIAGNOSTICO (SUPERACERTADISIMO) AL LA FASE DE EJECUCION, DE CORRECION...Q CARAJO HACEMOS PARA EVITAR ESTA CATASTROFE A LA QUE VAMOS,SI NO SE HACEN LOS CORRECTIVOS NECESARIOS ?. UN ABRAXO Y PA`LANTE !!!
AMIILCARX

Anónimo dijo...

Cierto; pero también está el peligro de los "comecandela", los "tiracoñazos", quienes a veces de manera intencional, infiltrados; y otras veces de manera inconsciente, favorecen a la Derecha con posiciones "vanguardistas", pero políticamente inviables en un contexto donde el Poder político se mantiene por vía de ELECCIONES, y en ELECCIONES no puedes imponer cambios más allá de lo que quiera la mayoría, gústenos o no, sobre todo con la influencia de las empresas de comunicación en manos de la Derecha actúando libremente: "eso es lo que hay"; otra cosa es en un contexto de hegemonía de facto.

hector javier matute dijo...


No puede haber reformismo dentro de la revolución.