10.11.11

¿POR QUÉ LAS FARC EXISTEN? (Jueves 10-11-2011)

Con la caída en combate del Comandante Cano se abrió una discusión sobre el destino de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. Se ha dicho de todo, los oligarcas lanzaron campanas al viento, envalentonados amenazaron con "la tumba o la cárcel". Nadie habló de paz, de negociación, es así, la oligarquía colombiana tiene más de medio siglo queriendo resolver su realidad con la fuerza militar.


Aquí entre nosotros la derecha ha festejado y los renegados intentan aprovechar el momento para deslizar el reformismo. Dicen: "Llegó la hora de desmovilizarse, dejar las armas, es la hora de incorporarse a la "democracia", tal como hizo petro, el nuevo alcalde de Bogotá." Reconocen con desfachatez que las condiciones que dieron origen al conflicto armado aún persisten, sin embargo, insisten en que el camino es incorporarse a la democracia oligarca. Comentemos.

Esta derecha avergonzada se mantiene en un supuesto centro desde donde hacen análisis fríos que pretenden imparciales, se olvida de los intentos del movimiento armado colombiano por incorporarse a la democracia hipócrita que terminaron en miles de asesinatos de los candidatos, no muestran en sus "análisis imparciales" los crímenes cometidos por los paramilitares, las fosas comunes donde van a parar los humildes que protestan.

Hablan de los secuestros de las FARC pero no de los miles de secuestrados en las ergástulas de la oligarquía. Pintan a las FARC como una organización de delincuentes, una mafia, las despojan de su contenido revolucionario, sus objetivos altruistas y su entrega a ideales que le han permitido subsistir a pesar del acoso de la oligarquía colombiana y del imperio gringo que la apoya.

Aprovechan el momento para desprestigiar las luchas revolucionarias, porque las FARC, a pesar de sus errores, son Revolucionarias. Les irritan los secuestros pero no las fosas comunes donde reposan miles de colombianos por el único delito de ser humildes. Invitan a los luchadores colombianos a que se entreguen sin condiciones a esta oligarquía, lo que piden es que vayan como mansas ovejas al patíbulo.

Las FARC no son un invento de Marulanda, ni de Cano, son un parto de la realidad terrible de Colombia, es una respuesta, con errores, pero una respuesta de los humildes que se protegen de la oligarquía, la misma que asesinó a Bolívar, a los bolivarianos y a Gaitán.

Las FARC no son el problema, el problema son las condiciones de miseria y explotación, la represión brutal contra los humildes y la miseria sin esperanza a que los someten. Colombia es el tercer país más desigual del mundo. Es la oligarquía quien debe deponer sus agallas explotadoras, es ella la que debe dejar de asesinar y perseguir a los decentes de aquella parte de la Patria Grande.

Honor a Cano, a las FARC. Estamos seguros que llegará el día en que una realidad fulgurante de justicia y fraternidad haga inútil la guerra, y ese día, cuando restituyamos a la Gran Colombia, la lucha de las FARC, su sacrificio, su sangre no habrá sido en vano.

1 comentario:

luis ospina dijo...

buen articulo, ojala y un dia el pueblo colombiano despierte y no solo sea un puñado el que haga la resistencia