30.3.13

CRISTO Y MARX (Sábado 30-03-2013)


Los sistemas de dominación entendieron que la división de sus enemigos es una garantía de su permanencia, y comprendieron que la división más importante es la ideológica. Desde siempre han intentado dividir al Cristianismo y a la Revolución, separar la espiritualidad revolucionaria de la práctica revolucionaria, la conciencia de la materialidad. De esa manera castraron a una y a otra, y así consolidaron por milenios la dominación.
A Cristo, al cristianismo, lo privaron del componente político revolucionario, lo absorbieron, lo pusieron al servicio de las clases dominantes, lo transformaron en formidable barrera defensora de sus derechos. Cortaron sus nexos con las luchas de los desposeídos, a estas luchas las privaron del objetivo de la toma del poder político, remitieron su redención a otro mundo, las convirtieron en inofensivas. Transfiguraron a Cristo en iglesias monumentales, lo subieron al altar y lo alejaron de la lucha por la redención definitiva de los humildes, de la revolución.
A las luchas revolucionarias las confinaron a las luchas por objetivos materiales, abandonando lo espiritual. Así, se pensó y se dijo que bastaba con modificar las relaciones de producción para que, de las nuevas relaciones, brotara la nueva espiritualidad.
Cristo fue secuestrado por las clases dominantes, y la Revolución no se planteaba liberarlo, se conformaba con las luchas en lo económico.
Fueron el Che y Fidel, a los que podríamos calificar los más cristianos de los ateos, quienes en la teoría y en la práctica consiguieron iniciar la fusión de Cristo y la Revolución, y eso es la Revolución Cubana. Ese proceso demostró en la práctica, y la historia así lo confirma, que la "Revolución verdadera tiene que ser una fusión de lo espiritual dirigiendo los cambios materiales, y los cambios materiales soportando a la espiritualidad". Desde la toma del Moncada, todos los grandes pasos de la Revolución de Fidel han sido signados por esta máxima.
Ahora sabemos que, en esta parte del mundo, no podrá haber Revolución sin Cristo, el que magníficamente nos muestra Rubén Dri en su libro "El Movimiento Antiimperial de Jesús", el verdadero, el revolucionario, el que se enfrentó al Imperio Romano y a los jerarcas religiosos, cómplices de esa dominación. Sin unir a ese Cristo con el empeño revolucionario, sin unir esa experiencia espiritual con la experiencia revolucionaria, sin fusionarlas, no habrá Revolución.
No podrá haber Revolución sin bajar de los altares a Cristo, sin liberarlo, y sin que se dé la mano con Marx, con el Che, Lenin, Trotsky, Mao, Rosa, Fidel y Chávez. Es época, los tiempos están maduros, de hacer realidad el “amaos los unos a los otros”, de dotar a ese hermoso mandamiento de la materialidad, de las relaciones, que intentaron los Cristianos Primitivos que ejercieron el "de cada quien según su capacidad, a cada uno según su necesidad”.
Sin duda Cristo era socialista, y Marx cristiano. Ellos no lo sabían, pero qué importa, no es un problema de etiquetas sino de acción. A los dos los guiaban profundos sentimientos de amor.
¡Con Chávez es con Maduro!

3 comentarios:

Alvin Lezama dijo...

Los jerarcas de la Iglesia separaron a Jesús su dimensión política y revolucionaria, construyeron con su dimensión espiritual un universo simbólico que usaron para la dominación. Acabaron con el imperio romano, pero impusieron un imperio de la Iglesia cristiana. Así vemos como estos papas, hicieron guerras, conquistaron territorios, ejercieron roles políticos. Alan Watts, en remontando la fuente.

Alvin Lezama dijo...

Los jerarcas de la Iglesia separaron a Jesús su dimensión política y revolucionaria, construyeron con su dimensión espiritual un universo simbólico que usaron para la dominación. Acabaron con el imperio romano, pero impusieron un imperio de la Iglesia cristiana. Así vemos como estos papas, hicieron guerras, conquistaron territorios, ejercieron roles políticos. Alan Watts, en remontando la fuente.

ubaldo dijo...

Sin duda Chávez terminó de bajar a Cristo de los altares. Ahora no caigamos en la trampa, que ya se vislumbra, de dejar que nos suban a nuestro Comandante Supremo a esos altares. Que lo mantengamos Vivo en el Pueblo como un legado Viviente que nos enrumbe hacia la construcción definitiva del Socialismo.