8.1.11

LA MUERTE PREMONITORIA DE PÁJAROS Y PECES (Sábado 08-01-2011)

Una noticia recorre al mundo y crea desasosiego. Estudiar el fenómeno es obligación, el hecho debe ser analizado, y más todavía la reacción de la opinión mundial. Veamos.
Dice la noticia: “WASHINGTON, 6 enero 2011 (AFP) - Primero cayeron del cielo 5.000 mirlos en Arkansas, al sur de Estados Unidos, en la noche de Año Nuevo; luego llovieron más pájaros muertos en otras regiones y por último se descubrió una enorme cantidad de peces flotando panza arriba en las aguas del país.
Súbitamente, además, esto se volvió un fenómeno mundial: hubo reportes de muertes masivas de pájaros y peces en Suecia, Gran Bretaña, Japón, Tailandia, Brasil y aún más. Palomas, medusas, pargos, grajillas… parece que ninguna especie es inmune”.
La noticia ha disparado las búsquedas en internet, y la palabra pájaro es la más solicitada. Las explicaciones al fenómeno dan una idea de la visión del mundo que tiene la sociedad capitalista.
Algunos piensan en extraterrestres, otros más terrenales achacan el fenómeno a armas gringas alimentadas por satélites, o culpan a aerosoles químicos, lluvias de meteoritos. Algunos un poco más sensatos imputan al derrame de petróleo en el Golfo de México. Los religiosos invocan pasajes de la Biblia que predicen el fenómeno.
Los voceros oficiales del capitalismo intentan minimizar el hecho, lo trivializan, dicen que es común, que siempre ocurre, pero que no es percibido. No obstante, a la hora de explicar las causas no son convincentes… gaguean.
El capitalismo para su dominación necesita parcelar la visión que tenemos de la realidad. Así, la sequía, las inundaciones, la muerte de los pájaros, de los peces, son hechos aislados, nada los relaciona, cada uno debe ser considerado por separado. No hay visión de la totalidad.
De esa forma el sistema capitalista nunca será puesto en evidencia, los problemas que causa serán percibidos como parciales, aislados, sin origen sistémico.
Las señales son abundantes, el sistema capitalista causa un desajuste en la naturaleza de tal magnitud que pone en peligro la existencia de la vida. Tampoco hay dudas de que el sistema capitalista, como si fuese un demonio, nubla el entendimiento del humano de manera que a este le cuesta percibir la gravedad y relaciones de la situación.
El deber de los revolucionarios, de la Revolución Bolivariana más que el de nadie, es enfrentar esta situación, difundir la amenaza que pende sobre la humanidad, acusar al capitalismo como un sistema suicida, demencial, demoníaco y, además, presentar la solución, en la teoría y en la práctica. Dar evidencia de la posibilidad del Socialismo, sólo con él podremos construir una relación armónica con la naturaleza, esa es la única alternativa a la catástrofe que hoy se anuncia.
El tiempo se agota, es necesario avanzar hacia el Socialismo con fuerza, con el desespero del náufrago que se aferra a una tabla. Hacer entender a la sociedad que si el hombre no pone fin al desastre que es el capitalismo, la naturaleza quitará a la Humanidad el derecho a existir.
¡Chávez es Garantía!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente articulo camarada Antonio. No tenemos idea del daño irreversible q le hacemos a nuestra unica, contaminada y fragil nave espacial: La Tierra. @REDLIVEN

platoyvaso dijo...

Hermano... el capitalismo ES un demonio, por no decir el diablo mismo!...