5.6.06

OLIGARQUÍA Y CAPITALISMO

Los oligarcas pasan, la oligarquía queda. Confundir los hombres con el sistema es un error que ha marcado la historia nuestra, y ha postergado los sueños de redención que desde Bolívar acompañan a estos pueblos.
Bolívar derrota a los españoles, pero deja intacto lo fundamental de las relaciones sociales de la oligarquía española. Fue derrotado en su intento de acabar con la esclavitud, con el latifundio, con la cultura oligarca. El resultado fue que los españoles regresaron a España, y aquí en Venezuela retoñaron, con fertilidad tropical, nuevos oligarcas. Manuelita Sáenz, con su espíritu justiciero, captó muy bien esta situación cuando al final de la guerra le preguntaba al Libertador: para qué hicimos la independencia, si los pobres siguen en la pobreza. Entendía que los oligarcas españoles fueron expulsados, pero la oligarquía, las relaciones oligarcas, seguían, ahora con nuevos actores.
Las revoluciones deben cambiar radicalmente las relaciones económicas y sociales de la sociedad, o corren el riesgo de restauración.
En Venezuela los cambios revolucionarios se han dado en forma acelerada: acabamos con el analfabetismo en tiempo record, esto es importante, ya lo decía el Libertador, “pueblo ignorante es instrumento ciego de su propia destrucción”; se ha paliado la deuda social, las casas de alimentación, los Mercal, Barrio Adentro son muestra de la voluntad de la revolución de colocar al humano en el centro de todos los motivos; y el ALBA es un paso decisivo en la construcción de un territorio donde las relaciones sean solidaridad y no de competencia.
Hemos avanzado, de eso no hay duda, y ese avance ha hecho que la oligarquía nacional y extranjera, la nueva y la vieja, detecte a la revolución como su enemiga, por eso corremos peligro.
Uno de los peligros emana de la agresión exógena, a esa ya la conocemos, es la que vimos en acción en abril y diciembre, es propia de la vieja oligarquía, la hemos derrotado varias veces y la seguiremos derrotando. Pero hay otro peligro, el que emana de la agresión endógena. Se origina en la permanencia en la sociedad de estructuras caducas, de relaciones económicas, instituciones, cultura y posibilidades oligarcas.
Derrotamos a los viejos oligarcas, los desplazamos, eso es verdad, pero si dejamos intactas las posibilidades de que unos hombres se enriquezcan a costa de la riqueza social, si dejamos intacta la ética que valora esa riqueza, es decir, enriquecerse a costa de la sociedad, es aceptado como una medida de éxito. Entonces estaremos creando las condiciones para el retoño de una nueva oligarquía, que necesariamente hundirá a la Revolución.
Ya se comienzan a ver los retoños oligarcas, las denuncias, los rumores, los señalamientos aumentan cada día. Es necesario que comprendamos que, mientras exista capitalismo, habrá oligarcas.
¡Solo el Socialismo salva al pueblo!
¡Chávez es socialista!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

I say briefly: Best! Useful information. Good job guys.
»

Anónimo dijo...

Your website has a useful information for beginners like me.
»

Anónimo dijo...

I find some information here.