22.5.06

¡TRECIENTOS AÑOS DE CALMA NO BASTAN!

Agitan como bandera de conquista la disminución de la polarización. Estudiemos si es justificado el entusiasmo desplegado en torno al tema.
La polarización es una medida de la lucha de clases, es decir, del enfrentamiento milenario entre los desposeídos de todo y los poseedores de todo, entre los libertarios y los esclavistas. Si revisamos la historia de la humanidad, veremos claramente las fluctuaciones de esta polarización.
Mientras exista desigualdad social habrá lucha de clases, y la polarización siempre estará presente, unas veces en baja intensidad, lo que indica que las clases dominantes tienen control de la situación, están seguras. En estas condiciones, la lucha de clases se muestra en los brotes de rebelión individual de los oprimidos, el desagrado que se evidencia en las calles, en las tensiones producidas por los alardes de la riqueza.
Ahora bien, cuando los pueblos toman conciencia de la situación de despojo de una sociedad, la lucha se hace política, la pugna, la polarización se incrementa, alcanza características más peligrosas para las clases oligarcas, y estas añoran la situación de pasividad anterior.Pero es cuando los oprimidos entran en Revolución que cunde el desespero en las oligarquías, y todas sus acciones conducen a recuperar la situación de pasividad, disminuir lo que ellos llaman polarización, que es lo mismo que decir, disminuir el peligro para su sistema de privilegios, que el pueblo vuelva a su situación de sumisión, que no luche.
Esos eran los llamados a la calma y a la disminución de la polarización que hacían los oligarcas cuando comenzaba la guerra de independencia, llamados que el Libertador respondió con su celebre frase: ¡es que trescientos años de calma no bastan! Sabía Bolívar que la única paz es la paz con justicia. Por eso emprendió con fuerza el camino de la independencia y desechó los engaños oligarcas.
Hoy, con la Revolución bolivariana, los humildes, los desposeídos, tomaron conciencia y entraron en Revolución. Ahora conocen su fuerza, saben de su derecho a una vida digna, y transitan el camino para conseguirla. Hoy, otra vez aparecen los llamados a la calma a disminuir la polarización. Hoy, como ayer El Libertador, debemos desechar el engaño y la manipulación. Nos quieren hacer creer que la paz se puede conseguir sin justicia, que es un problema de voluntad, ocultan que la polarización nace de las entrañas de la desigualdad social y esta viene del Capitalismo.
La colaboración entre desposeídos y oligarcas es un fraude. El único camino a la paz, a la reconciliación, es el Socialismo. Reconciliación sin Socialismo es felonía. Sólo el Socialismo salva al pueblo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Great site loved it alot, will come back and visit again.
»

Anónimo dijo...

Interesting website with a lot of resources and detailed explanations.
»

Anónimo dijo...

I find some information here.

Anónimo dijo...

Estoy en total desacuerdo con tu planteamiento, destruir a quien no comparte tu posición no puede ser la solución. Efectivamente, la paz se consigue con justicia y no hay justicia si mi derecho a no estar de acuerdo contigo me hace culpable. Soy una luchadora social y no creo en las decisiones unilaterales, no creo que para construir un mundo mejor tengamos que destruir a la humanidad.

Inés Silva